"Si Dios puede trabajar a través de mí, el puede trabajar a través de cualquiera." San Francisco de Asis

Deja a tu niño interno

 

Ese niño interno....déjalo que vaya de tu mano, que salte, respire el aire, que acaricie, ame, sienta, abrace, no lo tengas para solo dejarlo salir un momento, cárgalo sobre tu hombros el mirara por vos aún lo más lejos....
Deja que se asombre, que ria con desparpajo, que mire a los ojos de otros y pueda comunicarse, recuerda cuando eras niño y sabías un montón de lenguajes y fustes dejándolos en el camino, deja que el niño los desempolve y vuelve a comunicarte...... con el aire, con el agua, con la tierra, con el fuego, con los animales, con las rocas, con tus pares....
Cierra los ojos y que el niño juegue con su manos, que te alimente así te sorprendes de nuevo con los sabores, deja que sienta y siente.....
Deja que el niño llore, el aliviara tu alma, y al segundo siguiente saldrá feliz a descubrir todo de nuevo....
No encierres a tu niño, llévalo contigo a cada segundo.....has el intercambio deja que el viva y tu descansa en sus brazos...

 

Danisa Kelar

 

© 2014 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode