"Si Dios puede trabajar a través de mí, el puede trabajar a través de cualquiera." San Francisco de Asis

La tienda

 
Hace mucho tiempo caminaba por el sendero de la vida y encontre un letrero que decía:
"La tienda del cielo". Me acequé a la puerta y se abrió lentamente.
Cuando me dí cuenta, yo ya estaba adentro. Vi muchos ángeles parados en todas partes.
Uno de ellos me entregó una canasta y me dijo: "Ten, compra con cuidado, todo lo que un ser necesita está en la tienda..."
Primero compre paciencia. El amor estaba en la misma fila. Más abajo había comprensión, que se necesita por donde uno vaya.
Compre dos cajas de sabiduría y dos bolsas de FE.
Me encanto el empaque del perdón.
Me detuve a comprar fuerza y coraje para ayudarme en esta carrera que es la vida, ya tenía casi lista la canasta, cuando recordé que necesitaba gracia y que no podía olvidar la salvación, que la ofrecian gratis. Entonces tomé bastante para salvarme y para salvarte.
Camine hacia el cajero para pagar la cuenta, por que creí que ya tenía todo lo que necesitaba, pero cuando iba a llegar vi la oración y la puse en mi canasta repleta, por que sabía que cuando saliera la iba a usar.
La PAZ y la felicidad, estaban en los estantes pequeños al lado de la caja y aproveche para tomarlas.
La alegría colgaba del techo y arranque una para mí.
Llegue al cajero y le pregunte: -¿Cuanto le debo?
El sonrió y me contesto "Lleva tu canasta a donde vayas"
- Sí, pero cuanto le debo?
El otra vez me sonrió y me dijo "No te preocupes Jesús pagó tu deuda hace mucho tiempo"
 
 
Autor desconocido
 
 
 
 
 

© 2014 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode